Home Libros de Fotografía

La fotografía de calle es un género de moda, no puede ser de otra manera porque nos enfrentamos a la evidencia de que cualquier fotógrafo, viva donde viva, una vez que cruza el umbral de su vivienda y sale de ella, se encuentra ante el inmenso escenario de todo lo que engloba la calle.

Rodrigo Rivas acaba de publicar en Anaya Multimedia un libro con el título Fotografía de calle. Memoria de la ciudad, es una obra con poco más de 300 páginas en las que el autor hace un apreciable esfuerzo para compendiar todos los aspectos relacionados con esta especialidad.

Empieza por definirla incluso con algún apunte histórico, habla de la preparación mental y creativa necesaria para desarrollar este género, ofrece consejos técnicos sobre cuáles son las mejores herramientas, las cámaras más adecuadas para lanzarse en a la calle y fotografiar los múltiples sujetos que ésta nos ofrece y luego le dedica nada menos que tres capítulos al “instante decisivo”.

Rodrigo Rivas toma en préstamo este concepto del gran Cartier-Bresson que, si no fue el primero, al menos sí es posiblemente el más celebrado maestro histórico de la fotografía de calle. Rivas habla en estos tres capítulos de sendos ejes que sirven para construirla. El primero de ellos es la yuxtaposición, el segundo la luz y la geometría y el tercero la relación entre los espacios y las personas.

Lo mejor de esta parte del libro es que Rivas no solamente desarrollados conceptos, sino que para cada uno de ellos propone ejercicios que ayudarán al lector a interiorizar el aprendizaje. Se hace palpable aquí que el autor de este libro es desde hace años profesor habitual de fotografía y ese rodaje le facilita la inserción de ejercicios que, sin duda, son muy prácticos y útiles para el aprendizaje.

Quizás a algunos les interese saber que en una parte importante de las fotografías que se incluyen en este libro sobre fotografía de calle han sido tomadas por Rodrigo Rivas con teléfonos móviles. Desde hace seis años este fotógrafo ha incorporado el móvil a sus utensilios habituales de trabajo y por eso nos presenta las fotografías realizadas con este tipo de dispositivos, no como obras menores o secundarias sino sencillamente como una parte integrante de su obra.

Lo dicho hasta aquí integra la parte más importante del libro pero hay algunos capítulos adicionales dedicados, por ejemplo, a la inspiración, la selección y edición de proyectos, la exhibición del trabajo realizado e incluso un pequeño anexo en el que aborda cuáles son las leyes españolas que pueden afectar al fotógrafo que realiza fotografías en la calle y capta con ello a sujetos accidentales.

Si tuviera que de resumir mis impresiones sobre esta obra tendría que decir que consideró que se trata de un texto cargado de información práctica y, sobre todo, de enseñanzas útiles muy fáciles de seguir mediante la práctica, que le vendrán bien a cualquier fotógrafo que se inicia o se perfecciona en la fotografía de calle.

El libro puede ser adquirido en este enlace: Fotografía de calle. Memoria de la ciudad.

Dejar un comentario: