Home Libros de Fotografía

fotografía infantil

Hace muy poco os hablábamos de la aparición de un libro de Manuel Santos titulado Fotografía infantil, técnicas y estilos (FotoRuta). Tal como os decíamos en la reseña, el libro me gustaba mucho y, al parecer, no ha sido sólo a mi ya que en solo dos semanas, se agotó su primera edición y la editorial ha puesto ya en las librerías la segunda.

Por esta razón, nos ha parecido muy interesante hablar con el autor y los tres fotógrafos que han hecho posible la obra con sus fotografías y comentarios: Alba Soler, Pepa Valero y Manuel González

¿Qué destacaríais de este libro? ¿Qué lo hace diferente a otras publicaciones sobre esta especialidad?

Pepa Valero: Es el primero que se hace en fotografía infantil tan detallado, con todos los trucos que hemos ido aprendiendo a lo largo de muchos años de experiencia.

Manuel González: Destacaría que no hay trampa ni cartón, lo que hacemos los tres está todo detallado: metodología, flujo, artes finales, promoción y gestión del negocio… a través de tres estilos completamente diferentes.

Manuel Santos: Hay libros en español dedicados a los padres y madres que desean fotografiar mejor a sus niños, también alguno útil para enseñar fotografía a niños, pero muy pocos dedicados a los profesionales que desean especializarse en fotografía infantil. En este libro se tratan  todos los puntos importantes para desarrollar esta especialidad, desde la elección del equipo y las técnicas fundamentales, a cómo planificar una sesión y tratar con los niños dependiendo de la edad que tengan. También he procurado sintetizar las claves para una edición digital con calidad y eficacia.

¿El libro está más enfocado hacia el fotógrafo profesional?

Manuel Santos: Además de dirigir el libro al fotógrafo que desee especializarse, he procurado que el desarrollo de los capítulos, las explicaciones de cómo se han realizado las imágenes y los trucos sean útiles también para muchas madres y padres que tienen un nivel medio-alto de conocimientos y experiencia en fotografía. Estoy seguro que ellas y ellos van a disfrutar de su lectura e incrementar la calidad y emoción de las fotografías que tomen de sus hijos.

 He trabajado en colaboración con tres de los más valorados fotógrafos de esta especialidad: Manuel González, Alba Soler y Pepa Valero. Ellos tienen muchos años de experiencia tomando imágenes estupendas de niños de todas las edades y además han impartido muchos talleres, lo que implica que saben cuáles son las necesidades de formación de un fotógrafo que desee especializarse en fotografía infantil.

Parecía que la fotografía digital y los móviles iban a acabar con esta especialidad. Sin embargo, la fotografía infantil profesional está teniendo una demanda creciente en la última década. ¿Cuáles son para vosotros las causas de este fenómeno?

Manuel González: Nunca he pensado que los móviles fueran a hacer daño a la fotografía y sigo pensándolo, lógicamente una buena fotografía hecha por un profesional no tiene nada que ver con lo que podamos hacer con un móvil. Lo único que tiene un móvil es la inmediatez, que por desgracia todos queremos en los tiempos que corren, pero eso también lo podemos ofrecer en un estudio profesional con los medios que tenemos al alcance.

Alba Soler: Yo creo que al estar más rodeados y familiarizados con la fotografía se ha normalizado y forma parte de la vida de todos. Además, está claro que el aumento de fotografías que se toman cada día va ligado a la poca atención que se presta a ellas en cuanto a la calidad de las mismas, lo que hace apreciar todavía más la fotografía profesional.

Pepa Valero: Hay mucha inquietud por formarse y evolucionar entre los fotógrafos de esta especialidad, para así poder ofrecer a los padres unas fotografías bonitas y diferentes a las que ellos mismos pueden hacerles a sus hijos.

¿Cómo definirías tu estilo? ¿Qué lo hace diferente?

Pepa Valero: Cada persona tiene un estilo, tenemos cada uno una forma de mirar las cosas y de interpretar la realidad. Lo que me hace diferente creo que es cuidar mucho los detalles y también trabajar el color con mucho mimo, soy una apasionada del color y me esfuerzo por conseguir unos colores especiales que queden atractivos y aporten a la imagen que he imaginado.

En este libro se explican en detalle las técnicas fotográficas pero también se dedican muchas páginas a conocer las peculiaridades de cada edad y cómo abordar la preparación y desarrollo de sesiones en los periodos más importantes del desarrollo del niño. Para ser buen fotógrafo infantil. ¿Cuánto hay de sicólogo y cuánto de fotógrafo?

Alba Soler: Hay muchísimo de psicólogo en un fotógrafo, tanto para tratar con niños como para tratar con padres. Hay que saber leer a las personas para poder anticipar sus actos, y saber qué decir en cada momento para conseguir según qué cosa, teniendo muy en cuenta la edad de la personita con la que estás hablando. 

Manuel González: Como tu bien dices la psicología es muy importante, saber el comportamiento y reacciones del crío, saber ganártelo. Pero lo más importante es que te guste trabajar con críos y una paciencia infinita. Si no tenemos estas cualidades, difícilmente llegaremos a emocionar al espectador final…que son los padres.

Pepa Valero: Cuando uno trabaja con niños, no hay una persona dividida, tienes que ser todo psicólogo. La técnica tienes que llevarla integrada en ti, yo no puedo estar atenta a la técnica en esos momentos con los niños. Estamos trabajando con un menor de edad que tiene unas necesidades, unas inquietudes, y cada uno se motiva de una manera diferente, por lo que hay que dedicarle el tiempo suficiente para sacar lo mejor de él.

A los lectores de esta entrevista que puedan estar considerando especializarse en fotografía infantil, ¿qué pasos les indicarías para empezar?

Alba Soler: Ten muy claro lo que quieres hacer, lo que disfrutas, y comprueba que haya un nicho de mercado dispuesto a pagar por lo que tú quieres o sabes hacer. El siguiente paso es creer firmemente en ti e ir a por ello ¡a muerte! No intentes gustar a todo el mundo, o te saldrás del camino que quieres seguir.

Pepa Valero: Les recomendaría formación y formarse sin parar. Mientras más te formes, más preparado estás para enfrentarte a cualquier tipo de trabajo, no sólo la fotografía. Y luego luchar y pelear por ser profesional, lo que implica una serie de puntos técnicos y legales que tienes que tener claros. Y pelear por que todos seamos profesionales, que no haya gente que se dedique a trabajar “bajo manga”, simplemente por el hecho de que son aficionados y quieren vivir un poco de ello. Es una profesión tan digna como cualquier otra y se merece que le tengamos el máximo respeto.

Pepa Valero

Pepa Valero, fotógrafa de niños

Pepa, al observar tus fotografías llama la atención tu dominio para realizar escenas sofisticadas en estudio y lograr también imágenes muy espontáneas con muy pocos elementos en exteriores. ¿Cómo abordas estos dos tipos de trabajos tan diferentes? ¿Dónde buscas inspiración para crear tus sesiones?

Pepa Valero: Por temporadas me centro en un tema o en una forma de trabajar. No me importa trabajar con poco material en estudio o con mucho, y en exteriores me pasa algo parecido, lo que quiero es sentirme motivada con lo que hago. No cansarme por hacer siempre lo mismo, tener siempre retos de hacer algo nuevo en cada sesión. Busco la inspiración en otros fotógrafos, como hace todo el mundo, pero también en el teatro, en conciertos, el cine, viendo escaparates, paseando por ciudades… todo eso me aporta e inspira mucho. Los fotógrafos deberíamos abrir nuestra mirada a otras disciplinas artísticas y a otras experiencias, no sólo concentrarnos en la fotografía.

En la mayoría de tus fotografías hay una paleta de colores muy especial, que complementa la atmósfera que has creado con el niño, el atrezo y el decorado. En los capítulos de este libro dedicados a edición digital, ofreces algunas de tus claves para conseguir ese ajuste tan fino y exquisito del color. ¿Cómo decides ir hacia una paleta de colores u otra?

Pepa Valero: Intento trabajar por temas para cada campaña, por lo que ya tengo claro los colores que voy a usar. Tengo definidos los tonos, los colores, intento no dejar nada al azar, porque todo debe tener una coherencia.

¿Lo planteas ya en la toma o lo decides cuando empiezas la edición digital?

Pepa Valero: Los colores los tengo ya muy presentes en la toma pero los termino de afinar en la edición digital, por ejemplo: los rojos no me gustan que tiren hacia el color “coral”, los prefiero más granates. Esos detalles los puedo llevar a cabo de una forma más pulida en la edición digital.

¿Qué crees que aporta este libro al tema de la edición digital?

Pepa Valero: Creo que este libro aporta tres estilos y formas de trabajar muy distintos. Los tres tenemos una edición digital muy concreta y hemos destapado un poco nuestro método de trabajo. Cada uno le da más importancia a una cosa: unos a la composición, o al montaje posterior en la edición, otros le podemos dar más importancia al color, otros a la toma y al disparo… El libro aporta tres formas y estilos distintos de trabajo. No somos la panacea, ni vamos a descubrir las Américas, pero sí que aportamos cada uno una forma de ver la fotografía infantil.

Manuel González

Manuel González, fotógrafo infantil

Manuel, muchos fotógrafos consideran que necesitan mucho equipo y un gran estudio para realizar buenos retratos de niños. Tú como fotógrafo ¿Qué opinas sobre ello? ¿Qué le aconsejarías a alguien que desee especializarse en fotografía infantil?

Manuel González: Yo empecé en 2010 con un equipo muy humilde, mi estudio tenía 12 metros cuadrados. En la actualidad sigo en el mismo sitio, y aunque el estudio tiene unos 45 metros cuadrados, sigo haciendo lo mismo y con la misma metodología que en mis comienzos. Soy de la opinión que si tenemos claro dónde queremos llegar con nuestro estilo de fotografía y que hacer, no tiene importancia el habitáculo en sí. Necesitaremos Paciencia, ganas, ilusión, tesón y como dije antes que te guste trabajar con críos. Si nos gusta lo que hacemos independientemente como en cualquier profesión lo demás vendrá solo.

Eres considerado uno de los mejores fotógrafos de recién nacidos en España, ¿por qué decidiste especializarte en ese periodo? ¿Qué destacarías de las ideas que has intentado transmitir en este libro sobre tu método de trabajo con recién nacidos?

Manuel González: No sé si eso es cierto, pero lo que si es cierto, es que mi fotografía de recién nacidos se conoce sin ver mi firma. Esto lo tenía claro cuando empecé allá por el 2006 a hacer mis primeros bebés, y más en serio sobre 2010. Lógicamente me especialicé porque en aquel tiempo no se hacía nada de esta disciplina por mi zona, y esto me llevó a colocarme en el mercado captando clientes nuevos.

Manuel González

En el trabajo con recién nacidos se requiere una sensibilidad especial, son seres totalmente indefensos y, antes de dar el salto a estas sesiones, hay que tener claro todos los aspectos básicos, como seguridad (primordial) y todo lo que rodea el mundo del bebé. Todo esto se puede aprender con libros de pediatría, neonatos…etc….no solo es poner al bebé en un cesto. Y siempre tener como norma que la seguridad del bebé es lo más importante y no forzarlo nunca a que adopte una pose determinada, ya que cada bebé es distinto.

Alba Soler

Alba Soler, fotógrafa de niños

Alba, en este libro explicas tu modo de trabajo con flash a partir de ejemplos con muchas de tus fotografías. ¿Consideras fundamental dominar la iluminación con flash para alguien que desee empezar a fotografiar niños?

Alba Soler: Formas de trabajar hay muchas y necesario no hay nada, las posibilidades son infinitas. Para mí, el manejo y control del flash me ofrece libertad para trabajar en situaciones que de otra forma no podría o lo tendría más difícil. La iluminación artificial es una herramienta más como puede ser tener varias lentes donde elegir.

En muchas de tus fotografías más reconocidas los protagonistas son preadolescentes, que en muchas ocasiones ya se toman sus propias fotos con sus móviles y empiezan a tener sus páginas en redes sociales. ¿Cómo logras que colaboren en las sesiones?

Alba Soler: Quizá los adolescentes sean de los modelos más difíciles de meterte en el bolsillo, están llenos de inseguridades y dudan de todo lo que digan cualquier persona mayor. Yo creo que lo mejor que puedes hacer es ponerte a su nivel, saber qué situaciones les pueden parecer incómodas, qué resultado quieren de esta experiencia, y hacerles ver que estás con ellos, que les entiendes y les vas a ayudar a sentirse como se quieren sentir, bien sea alto, delgado, sexy, fuerte, o cualquier cosa que pueda pasar por su mente adolescente.

El libro puede adquirirse a través de este enlace: Fotografía infantil, técnicas y estilos

Dejar un comentario: