Home Exposiciones

12 fotógrafos en el Museo del Prado

Puede que veinte años no sean nada como decía Gardel, pero 200 son muchísimos y son los que celebra el Museo del Prado de Madrid, que ha iniciado ya la celebración de su bicentenario. La abre con una exposición fotográfica, Doce fotógrafos en el Museo del Prado, que sigue una senda ya transitada por la pinacoteca con anterioridad con El Museo del Prado visto por 12 artistas contemporáneos y Doce artistas en el Museo del Prado, pero de aquellas hace mucho.

Estoy seguro de que traspasar las puertas de uno de los museos más importantes del mundo con el encargo de hacer una obra para ser exhibida allí, emociona y ese es el trance en el que se han visto inmersos los 11 fotógrafos españoles y uno francés nacidos entre los años 40 y los 70 del pasado siglo, incluidos en la muestra. Se trata de José Manuel Ballester, Bleda y Rosa, Javier Campano, Joan Fontcuberta, Alberto García-Alix, Pierre Gonnord, Chema Madoz, Cristina de Middel, Isabel Muñoz, Aitor Ortiz, Pilar Pequeño y Javier Vallhonrat.

La exposición va a estar abierta al público hasta el 13 de enero de 2019. Está compuesta por 24 obras cuya inspiración surge del propio museo y sus obras. Cada uno de los fotógrafos ha creado dos imágenes y, como no podía ser de otra forma teniendo en cuenta sus estilos, el conjunto es enormemente heterogéneo y muy fiel a la trayectoria artística de cada uno de ellos. Así no sorprende que Rosa Muñoz aporte una fotografía de la serie subacuática que últimamente desarrolla, Pilar Pequeño sus exquisitos bodegones de flores, Ballester una Meninas sin personajes en línea con sus escenarios vacíos, Madoz unos marcos imposibles, etc. Posiblemente, la excepción sea Alberto García Alix que ha optado por la fusión de imágenes de diversos lienzos para crear una obra nueva, algo ajeno a su práctica habitual.

La exposición está comisariada por el crítico Francisco Calvo Serraller cuya propuesta expositiva y selección de artistas, por más que los méritos de los fotógrafos resulten indiscutibles, no resulta arriesgada, ni innovadora, ni imaginativa, ni retadora. Simplemente correcta y previsible.

12 fotógrafos en el Museo del Prado

Los fotógrafos y sus obras

José Manuel Ballester contrapone la sala de Las meninas, en el corazón del edificio Villanueva, con una vista del Salón de Reinos, futura ampliación del Prado. En su fotografía Sala principal vacía la sala y deja solo la obra maestra de Velázquez, en la que también elimina a sus personajes, con la intención de abrir el espacio a nuevas interpretaciones.

Bleda y Rosa crean una imagen palaciega del Museo al encuadrar, mediante sendas puertas, los retratos ecuestres del emperador Carlos V, de Tiziano, y del cardenal-infante Fernando de Austria, de Rubens. En un guiño a la historia, los títulos de sus fotografías hacen referencia a los lugares donde acontecieron las victorias militares que se representan en los cuadros.

Javier Campano realiza dos bodegones de pescado y caza a la manera antigua y en ellos se pueden descubrir tanto referencias a obras del Prado, en las perdices pintadas por Sánchez Cotán y los besugos de Bartolomé Montalvo, como una evocación íntima, tierna y melancólica de los recuerdos de la cocina familiar de la infancia del fotógrafo.

Joan Fontcuberta fotografía dos fragmentos de la vista panorámica continua de la Galería Central del Museo del Prado que realizó Jean Laurent entre 1882 y 1883. Con ello reivindica los vestigios de esa imagen todavía material en el mundo digital y fija su atención en los deterioros que evidencian el paso del tiempo y remiten a la memoria y a la historia.

Utilizando la fotografía analógica y por medio de dobles exposiciones de partes de una misma pintura, Alberto García-Alix construye nuevos mundos dentro del propio cuadro. Gracias a la cuidada elección de encuadres, las superposiciones, lejos de traicionar el estilo del artista, intensifican la esencia y el carácter de sus obras.

Pierre Gonnord presenta dos retratos confrontados, el de una corneja disecada del Museo de Ciencias Naturales y el de un joven visitante del Prado que llamó su atención por su aspecto y su atenta contemplación de los cuadros. Con ello reflexiona sobre qué es lo que queda de una esencia viva al ser registrada fotográficamente o cuando pasa por el taxidermista.

Chema Madoz construye una reflexión poética sobre el concepto de museo como contenedor de la obra de arte. En la primera fotografía los marcos sirven como metáfora de este al convertirse en parte del edificio. En la segunda, adquieren la forma de una escuadra y un cartabón, tal vez meditando sobre lo que el Prado tiene de guardián de la norma y del canon.

Las superposiciones de retratos de miembros de una misma dinastía que realiza Cristina de Middel dan como resultado una especie de monstruo. Se crea una imagen abstracta que destaca los rasgos característicos de esta familia en lo que supone una referencia a la endogamia y la perpetuación del poder en las mismas manos a lo largo del tiempo.

Isabel Muñoz se sumerge para fotografiar debajo del agua a sendos bailarines que, en su movimiento detenido, en vez de hundirse parecen elevarse ingrávidos en el vacío. Sus posturas y la ondulación de las telas nos recuerdan a las ascensiones a los cielos de los santos y los rompimientos de gloria de la pintura barroca.

Las fotografías de Aitor Ortiz muestran el espacio prefabricado como contenedor de la obra de arte y la reminiscencia de lo expuesto desde su ausencia, a la vez que hacen reflexionar sobre la atemporalidad de lo efímero. La luz y las proporciones definen la calidad del espacio, y la arquitectura se presenta descontextualizada y sin servicio, carente de atributos y ornamentos.

Con la inspiración de las obras de Van der Hamen, Meléndez y Zurbarán, Pilar Pequeño elige cuidadosamente los elementos que forman parte de sus bodegones y muestra su enorme maestría a la hora de crear relaciones entre ellos, pero, sobre todo, al iluminarlos y conseguir que la luz transforme la escena.

Javier Vallhonrat sitúa la cámara a ras de suelo, donde inserta fragmentos de paisajes del Prado. Los elementos vegetales generan una serie de interferencias y de planos en profundidad en los que se integran los elementos pictóricos, creando un nuevo espacio entretejido que forma un todo orgánico.

Documental 12 Fotógrafos en el Prado

En el siguiente vídeo se puede ver un documental con declaraciones del comisario y los fotógrafos que han participado en el proyecto.

Doce fotógrafos en el Museo del Prado

Dejar un comentario: