Home Noticias

Por una extraña razón, la semilla institucional de la fotografía no es capaz de echar raíces en España. Siempre se ha hablado de la necesidad de crear un museo nacional de fotografía e incluso ha habido hasta planes (la ministra González-Sinde anunció su creación en 2010) pero nunca se ha pasado de ahí, por alguna razón somos un país sin museo de fotografía.

El apoyo institucional más claro que ha recibido la fotografía fue la creación en 1992 del Centro Andaluz de la Fotografía (CAF). Era un año de fastos en España pero el anuncio era esperanzador porque el Centro lo impulsaba Manuel Falces, por entonces un reconocido creador que se convirtió en el fundador y primer director de la institución hasta su fallecimiento en 2010.

Sin embargo, hasta el propio centro andaluz de la fotografía sufre el desaire institucional que este arte y esta técnica recibe en nuestro país. Leo en El Correo de Andalucía que el presupuesto de actividades del CAF para de este año,  25 años después de su entrada enfuncionamiento, es de 150.000 euros. No, no me he comido ningún cero, 150.000 euros.

La cifra la da, y es como proclamar una amarga queja, el actual director del centro, Rafael Doctor, quien lleva apenas un año en el cargo. En una entrevista que parece como un último recurso para conseguir sacar adelante en un presupuesto digno que permita desarrollar la labor del centro, Doctor va dando una de cal y otra de arena dejando ver las insuficiencias y mostrando, al mismo tiempo, las grandes posibilidades del Centro si éste contará de verdad con el apoyo institucional.

Creo que merece la pena leer la entrevista que se puede encontrar en este enlace y se puede también preguntar uno el porqué de este abandono institucional a un medio de expresión artística, documental, periodística, etc. tan ligado al siglo XX y vigente en el XXI.

Dejar un comentario: