Home Iluminación

Esta fotografía tiene una iluminación muy sencilla pero esconde un secreto del que merece la pena hablar: la sincronización del flash a alta velocidad.

La sincronización del flash a alta velocidad es una característica de los flashes de mano que pasa desapercibida para un buen número de aficionados hasta el punto de que es frecuente que nunca lleguen a usarla. Pero ¿para qué sirve sincronizar el flash a alta velocidad? Una de las respuestas posibles es que, si somos capacesde disparar el flash con una velocidad de, por ejemplo, 1/1.000 de segundo, se hace posible disparar a pleno sol con una apertura de diafragma muy abierta, rellenar las sombras del sujeto y conseguir un fondo desenfocado. O incluso dejar al sujeto iluminado y oscurecer el fondo pese a la luz del sol.

Imaginemos una escena donde la lectura del fotómetro da f16 a 1/60 de segundo. El resultado sería un fondo totalmente enfocado. Si por el contrario queremos que el fondo sea suave e indefinido y sólo el sujeto esté a foco tendríamos  que abrir el diafragma y subir la velocidad. Pongamos que ajustamos el diafragma a f 2.8, la velocidad tendría que ser de 1/2.000 s para conseguir la misma cantidad de luz.

Superar la velocidad de sincronización de la cámara

Muchos aficionados, si quieren usar el flash, renunciarían a esa posibilidad porque sobrepasa la velocidad de sincronización de la cámara con el flash, que normalmente oscila entre 1/60 y un 1/250 de segundo. Cuando vamos más allá de esa velocidad empiezan a aparecer partes de la imagen negras porque, sencillamente, la cortinilla del obturador no estaba totalmente abierta mientras que se disparaba el flash.

Pues bien, la solución para que eso no pase es ajustar en el panel de control del flash la opción de sincronización alta velocidad que, según el fabricante, viene indicada de una u otra forma. La denominación en inglés de este modo para los flashes Canon y compatibles es HSS (High speed sync) o FP (Focal plane) para los Nikon y compatibles.

Con ese modo ajustado en el flash podemos disparar sin problemas a velocidades superiores. Por supuesto, esto tiene un coste. La intensidad de la luz emitida por el flash va disminuyendo a medida que aumentamos la velocidad de obturación. Esto significa que no podemos hacer un cálculo lineal como el que hacíamos arriba (f16 a 1/60s = a f 2.8 1/2.000s) porque la potencia del flash no se mantiene continua. Por esta razón, cuando se sincroniza a alta velocidad, creo que es una buena ocasión para confiar en el moto E-TTL del flash, lo cual no impide, por supuesto, que los ajustes de cámara se hagan en manual.

Ilustración de Neilvan Nierkerk en un fantástico artículo ilustrado sobre este tema que os recomiendo. Está en inglés

En la fotografía que encabeza este post, que es una instantánea callejera tomada durante el desfile del Orgullo Gay 2012 en Madrid, nos encontramos un sujeto en una zona de sombra y con un fondo muy iluminado. Si no hubiéramos usado flash, o bien el vaquero hubiera salido en silueta y el fondo bien iluminado, o bien el fondo habría quedado quemado y el sujeto bien expuesto. Por el contrario, la sincronización a alta velocidad permitió ajustar un diafragma f2.8 y una velocidad de 1/800 s para tener un suave desenfoque en el fondo y tanto el fondo como el sujeto bien iluminados, pero sin destrozar el ambiente por la acción del flash.

Si queréis profundizar en ésta y otras posibilidades de los flashes portátiles echadle un vistazo a los mejores libros sobre el uso del flash.

 

Dejar un comentario: