Home Exposiciones

retrospectiva Ricard Terre

La exposición retrospectiva de Ricard Terré que ofrece la Sala Canal de Isabel II hasta el 11 de noviembre, abre la temporada de exposiciones fotográficas de Madrid para este otoño de 2018.

Terré fue un hombre de contraste fotográfico -porque así le gustaban las imágenes- y vital. Nació en Barcelona falleció en la ciudad de Vigo, donde residía, se formó como pintor, se dio valer como fotógrafo y cuando cogió las cámaras allá por mediados de los años 50 se unió a un grupo que estaba cambiando en España la visión de la fotografía, el grupo AFAL, la Agrupación Fotográfica Almeriense.

El caso es que ahora tenemos la oportunidad de ver en Madrid esta exposición retrospectiva que ha reunido un centenar largo de imágenes en blanco y negro seleccionadas por la hija del autor, que es también comisaría de la muestra e historiadora de la fotografía.

retrospectiva Ricard Terre

Setenta años después de sus inicios, las imágenes de Ricard Terré (cuya obra tiene dos etapas ya que durante casi dos décadas colgó las cámaras), se ven como hijas de un momento y un movimiento, aquel en el que fotógrafos como él mismo y Gabriel Cualladó, Carlos Pérez Siquier, Leonardo Cantero, Nicolás Muller, Ramón Massats y otros varios, rompían con la fotografía de estilo “ salonista” y pictórica que era la que se llevaba la palma en los certámenes fotográficos que por entonces se organizaban.

La exposición de Ricard Terré, recorre la trayectoria del fotógrafo, miembro del histórico grupo AFAL, cuya producción, como decíamos anteriormente, se divide en dos momentos: de 1955 a 1969 y de 1982 a 2005. Entre medias, a Terré, que siempre se consideró un amateur, dejaron de interesarle los encargos que le hacían y ese fue el motivo de que arrumbara sus cámaras.

Las cogería después, una vez jubilado. En opinión de Laura Terré, este parón y descanso intermedio no afectó a su estilo ni a su motivación para crear imágenes. Por el contrario, fue tras ese ayuno icónico cuando el maestro empezó a recibir reconocimientos a su labor tanto en España como internacionalmente.

retrospectiva Ricard Terre

La exposición que puede verse en la sala del Canal de Isabel II, no sigue un hilo cronológico, sino que está estructurada en torno a los grandes temas que abordó Terré y que se repiten a lo largo de su trayectoria: el ciclo de la vida, el rito, la fiesta, la Semana Santa y el Carnaval y la muerte.

En todas las imágenes hay una constante, el protagonista es siempre anónimo, personajes a los que se acercaba de una manera incisiva y, en ocasiones, irónica, aunque siempre desde el respeto y la empatía. Solía trabajar en solitario y con un objetivo de 28 mm, algo que le obligaba a disparar a la cara, a corta distancia, un factor que Terré consideraba clave para conseguir la verdadera emotividad en la expresión de sus modelos, y que le llevaba a producir trabajos íntimos y cercanos.

Una emotividad que se rastrea en las más de 110 fotografías que incluye esta exposición, desde la famosa niña de comunión bizca, hasta niños y adultos en procesiones de Semana Santa o en desfiles carnavalescos. En este sentido, la muestra cuenta con una importante presencia de las series realizadas en Galicia y Portugal durante su segunda etapa, donde inmortalizó romerías ancestrales, fiestas paganas y procesiones, experimentando una vez más con el blanco y negro en la expresión del alma humana.

El autor

Ricard Terré (Sant Boi de Llobregat, Barcelona, 1928 – Vigo, Pontevedra, 2009) es una de las figuras clave de la fotografía española. Su personalísima visión fotográfica, de arriesgados encuadres y fuerte contraste del blanco y negro, produjo un trabajo personal, elegante y de destilado estilo, a pesar de que él siempre se describió como un fotógrafo amateur y no profesional.

Comenzó en el mundo del arte como pintor y dibujante, pero ya a mediados de la década de los 50 se dedicó de lleno a la fotografía, y se integró en la Agrupación Fotográfica de Cataluña y posteriormente en el rompedor grupo almeriense AFAL, con otras figuras como Alberto Schommer, Carlos Pérez Siquier, Leonardo Cantero o Ramón Massats.

A partir de su vuelta a la producción fotográfica en 1982, su obra fue reconocida a escala nacional e internacional a través de numerosas exposiciones individuales como las celebradas en los Rencontres Internationales de la Photographie de Arlès, en la parisina Galerie du Théâtre, en el Museu Nacional de Arte de Cataluña o la Fundación Barrié de Vigo. Su obra se conserva en colecciones tan prestigiosas como la del MoMA de Nueva York o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, y en 2008 recibió el premio Bartolomé Rosa de PHotoEspaña, que reconoce la aportación de una personalidad española al desarrollo de la fotografía.

retrospectiva Ricard Terre

Dejar un comentario: