Home Exposiciones

AFAL--Ricard-Terre

Constelaciones AFAL es el título de la exposición con la que la Galería Blanca Berlín dedica su homenaje a la mítica agrupación fotográfica española que a mediados del siglo XX decidió hacer una propuesta de cambio de rumbo para la fotografía amateur.

Los integrantes del grupo AFAL consiguieron la magia de lanzar desde la España de Franco sus siglas y su obra hacia el futuro y que se conservaran allí. Eran la Agrupación Fotográfica Almeriense pero bajo esa enseña fueron muchos y diversos los fotógrafos que hicieron suyo el empeño: Gabriel Cualladó, Alberto Schommer, Carlos Pérez Siquier, Leonardo Cantero, Nicolás Muller, Ramón Massats…  provenientes de Almería y Andalucía sí, pero también de muchas otras regiones españolas como Galicia, Madrid, Cataluña o Valencia.

Tenían en su cabeza la idea de dar un giro a la fotografía concursística y de la asociaciones que por aquel entonces transitaba todavía por las senda ajada y extemporánea del pictorialismo. Ellos, con diferentes maneras de ver e intereses, querían hacer una fotografía subjetiva y humanista. Su gran punto de encuentro, teniendo en cuenta su dispersión geográfica, fue la revista de la asociación, AFAL, que nació en 1956 de la mano de José María Artero García (Almería, 1928-1991) y Carlos Pérez Siquier (Almería, 1930).

Desde aquel punto de partida, Afal logró aglutinar un colectivo juvenil dentro del que, con el tiempo, se consolidaron carreras estables y reconocidas. Al volver la vista atrás vemos amateurs y profesionales, premios nacionales de fotografía… maestros todos ellos para las siguientes generaciones.

Tras la gran exposición que el Museo Nacional Centro de Artes Reina Sofía de Madrid le dedicó a AFAL en 2016, Carlos Pérez Siquier donó al museo el Archivo Afal para que su obras se puedan contemplar de forma permanente en una sala de la institución.

Ahora Blanca Berlín nos presenta una muestra cuyas obras provienen de sólo cinco integrantes del grupo: Carlos Pérez Siquier, Gabriel Cualladó, Ramón Masats, Ricard Terré y Nicolás Müller. Sus obras declinan cinco lenguajes e intereses, cinco temperamentos bien diferentes para demostrar que la buena fotografía no se conforma con imitar modelos o estilos y que es absolutamente necesaria para explicar el mismo mundo desde diferentes puntos de vista.

Dejar un comentario: