Canon Imageprograf PRO-300, la impresora A 3+ que todos querríamos tener

Si disfrutáis viendo vuestras fotografías impresas con calidad y no siempre quedáis contentos con las copias que os devuelve el laboratorio, la impresora Canon Imageprograf PRO-300 va a ser una tentación ya que consigue copias de altísima calidad sin complicación alguna.

La Canon imageprograf Pro-300 es un modelo recién lanzado al mercado que permite imprimir copias de alta calidad tanto en blanco y negro como en color, hasta tamaño A 3+ sin bordes incluso en papeles fine art.

Se puede decir que estamos ante una impresora pensada para profesionales que necesitan resultados consistentes y de alta calidad para las copias que entregan a sus clientes o para exposiciones. También, por supuesto, para aficionados muy exigentes que quieren controlar hasta el final la producción de sus fotografías sobre todo si las van a destinar a exposiciones o a la venta.

En el siguiente vídeo podéis ver la review completa.

Imageprograf PRO-300, un salto adelante

La Canon imageprograf PRO-300 viene a sustituir a la Canon Pixma Pro 10-S. Tienen en común un tamaño máximo de impresión de A 3+ (33×48 cm). Ambas cargan 10 tintas de máxima calidad. Las tintas Lucia que son de pigmentos minerales lo que asegura una larguísima duración de las copias que imprimamos con ellas si se las mantenemosen buenas condiciones de conservación.

Sin embargo, la Imageprograf PRO-300 es un salto adelante, de ahí que abandone el apellido Pixma y pase a llamarse Imageprograf con el que se etiqueta a las impresoras más profesionales de la gama Canon. 

La construcción es muy robusta y sin embargo, pesa 5 kilos menos que la predecesora y es algo más compacta, una buena noticia para quienes no tienen mucho espacio. Es algo más grande que una impresora doméstica pero puede estar en un escritorio amplio o en una pequeña mesa auxiliar. Concretamente, tiene 63 cm de ancho y 37 de fondo aunque hay que contar con espacio extra por detrás para abrir la bandeja de alimentación manual.

En cualquier caso, pensando en su ubicación hay que tener en cuenta que al ser una impresora wi-fi se, puede colocar en cualquier parte del estudio o de la casa, no necesariamente justo al lado del ordenador.

Proceso de instalación


La puesta en marcha de la impresora es sencilla y rápida. Hay que montar el cabezal de impresión, lo que no tiene más complicación que apretar la pieza en su lugar. El cabezal se considera un consumible, por lo que si es necesario cambiarlo lo podremos hacer nosotros mismos con toda sencillez. Una vez instalado, se ponen los cartuchos. En caso de equivocación con el orden, el led rojo que lleva cada cartucho nos avisará del error.

Hay disponible un manual en línea con vídeos cortos que guían todo el proceso de desembalaje, retirada de elementos de protección, carga de la tinta, instalación de cabezal de impresión, etc.

  • Una vez listo el hardware llega el momento de conectarla a la red.
  • La conexión a la red ofrece todos los caminos posibles:
  • wifi con uso inicial de cable USB
  • wifi mediante el botón WPS 
  • wifi mediante una app de Canon
  • wifi con instalación automática
  • wifi manual
  • Mediante cable de red

Creo que la conexión wifi solo accede a la red de  2,4 gigahercios, no a la de 5 en caso de que la tuviérais.

El proceso completo de desembalaje, montaje y conexión a la red no debería llevarte más de 30-45 minutos si lo haces pausadamente consultando las instrucciones.

Lista para imprimir

Una vez hecho todo lo anterior, estamos listos para imprimir. La impresora tiene 3 vías de alimentación que incluyen una bandeja desde la que se pueden imprimir CDs y etiquetas, cosa que no sé si tiene mucho sentido hacer con una impresora como esta pensada para la alta calidad. 

La carga del papel se puede hacer desde la bandeja superior, que sería la normal, y desde la trasera que es la destinada a la alimentación manual. La utilización del alimentador manual trasero es obligada para determinados tipos de papel (los más gruesos) ya que el software de la impresora impide la alimentación superior cuando se seleccionan los papeles más pesados.

La impresión se puede lanzar bien desde Photoshop o desde un programa específico de Canon, el Canon professional printing layout (PPL), que facilita la productividad ya que permite cambiar de formatos y opciones con mucha facilidad.

Tintas de alta calidad

 Hablar de calidad de impresión es hablar de las tintas. La impresora carga 10 cartuchos que son 9 tintas Lucia de pigmentos minerales y un optimizador de brillo. el Croma optimizer evita el bronzing y que haya diferencias de brillo en diferentes zonas, por ejemplo los blancos donde no se ha aplicado tinta.

En comparación con su hermana mayor, la Canon Imageprograf PRO-1000 que tuve ocasión de probar cuando salió al mercado. Esta impresora tiene 2 tintas menos. Concretamente, respecto a aquella carece de una tinta azul y una de gris fotográfico. Pese a ello consigue impresiones excelentes y unos negros mucho más profundos gracias a la tinta negra que carga. No sé qué habrán hecho los ingenieros de Canon, pero los resultados son espectaculares, con negros profundísimos.

Perfiles ICC listos para usar

He probado la impresora Canon Imageprograf PRO-300 con distintos tipos de papeles, todos ellos de Canon y lo he hecho sin crear previamente perfiles ICC personalizados. No ha hecho falta porque los perfiles que se cargan durante la instalación de la impresora son perfectos para todos los papeles que he empleado, tanto los brillantes y semibrillantes como los mate y tanto para blanco y negro como para color.

Además, la impresora viene también con drivers para imprimir sobre papeles artísticos de diversas clases, papel baryta, papel japonés, lienzo, papel fine arts extragrueso, etc.

En cualquier caso, para obtener resultados óptimos con otros papeles lo mejor es descargar los drivers que proporcione el fabricante o crear un perfil ICC personalizado. En algunos casos, los perfiles están por salir dado que la impresora es nueva.

Velocidad de impresión

Si alguna vez habéis manejado una impresoras de sobremesa de alta calidad sabréis que imprimir copias no es precisamente rápido. Algunas de las velocidades de impresión que yo he obtenido durante mis pruebas son estas:

  • 3 minutos A4 con bordes blancos sobre papel mate calidad normal fotográfica.
  • 3:45 A4 en impresión sin bordes
  • 5 minutos A3 + con bordes blancos
  • 90 segundos un 13×18

Los tiempos son orientativos y varían en función del tipo de papel y la fotografía. Con un papel brillante, por ejemplo, la impresión al mismo tamaño tarda algo menos que con uno mate.

Es comparativamente más eficiente en las impresiones de tamaño más grandes porque hay un tiempo de envío de datos (wifi) y puesta en marcha de la impresora que es de unos 30 segundos y tarda lo mismo independientemente del tamaño de impresión.

Precio y consumibles

A día de hoy la impresora se vende en Amazon por 799 euros que es su precio oficial. Está en línea con el precio de otros modelos equivalentes de otras marcas. Por lo que especta a la tinta, los cartuchos tienen un precio de unos 20 euros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here