Home Artículos

Solarigafía - Diego-Lopez-Calvin-2008-Tesalonica

Cuando comenzaba el siglo XXI, un grupo de amigos fotógrafos, dos polacos y un español, idearon una nueva forma de hacer fotografía y le pusieron nombre: solarigrafía un sustantivo que aúna “solar y el sufijo “grafía” unidos por una “i” de internet e internacional. El caso es que Diego López Calvín, Slawomir Decyk y Pawel Kula y juntos le dieron una vuelta de tuerca a la fotografía realizada con cámaras estenopeicas para crear imágenes con exposiciones tan largas como de 3 meses o incluso más.

La fotografía estenopeica es la que se realiza sin objetivos, utilizando un procedimiento conocido, al menos, desde Aristóteles: el de la cámara oscura. Se utiliza cualquier tipo de caja estanca a la luz, se le practica un pequeñísimo agujero (estenopeico etimológicamente significa agujero estrecho) que funciona a modo de objetivo y se recoge la imagen del exterior sobre un soporte fotosensible puesto en el interior de la caja en la pared opuesta al agujero.

En el caso de la solarigrafía, el soporte sensible es una sencilla hoja de papel fotográfico que López Calvín y sus seguidores solarigráficos exponen a la luz durante una cantidad ingente de tiempo, meses.

En el siguiente reportaje se pueden ver múltiples ejemplos y se explica el proceso.

Cómo funciona la solarigrafía

La solarigrafía permite captar escenas en las que el sol y su trayectoria se convierten en protagonistas. Típicamente, una solarigrafía mostrará un paisaje en cuyo cielo la derrota del sol a lo largo del tiempo habrá dejado unas marcadas estelas luminosas que no son otra cosa que la trayectoria del astro rey a lo largo de las semanas de exposición.

Inmediatamente surge la pregunta, ¿Pero cómo es posible que la imagen no se queme y salga totalmente negra? Diego López Calvín lo explica con sencillez “es que la solarigrafía utiliza material convencional, el papel fotográfico, de una manera no convencional. En la solarigrafía no revelamos la hoja de papel con líquidos y químicos. Una vez que la sacamos de la cámara la imagen ya se encuentra allí visible porque las propiedades físicas de los haluros de plata han hecho que el papel se ennegrezca en la medida en que ha quedado expuesto al sol. En ese momento, sin pasar la hoja por los productos químicos, escaneamos la hoja de papel fotográfico y “positivamos” con un programa de edición la imagen negativa que se encuentra sobre el papel”.

La solarigrafía, qué es y cómo se hace

La aventura de la solarigrafía

Hacer solarigrafía está al alcance de cualquiera no tiene coste y no requiere especiales habilidades manuales. En este artículo de Diego López Calvín se describe detalladamente cómo crear una cámara estenopeica.

Pero una vez que la cámara existe empieza una aventura personal que comienza por encontrar el lugar donde vamos a fijar nuestra cámara durante unos meses y sigue por  llevar a cabo los trabajos necesarios para dejarla bien fijada para que no se mueva en mucho tiempo. Elementos arquitectónicos, postes, vallas, troncos de árbol, maquinaria abandonada en el campo, ruinas… cualquier lugar puede resultar idóneo pero cualquier lugar es también inseguro y nos podemos encontrar con que cuando vayamos a recuperar nuestra imagen, la cámara ya no está allí.

Esa aventura se presta también al trabajo colaborativo. Eso es lo que hace Diego López Calvín cuando va dejando cámaras en sus viajes a lo largo del mundo para luego dejar mensajes para que otras personas recuperen sus cámaras, escaneen el resultado y se lo manden.

¿te apuntas a la aventura?

La solarigrafía, qué es y cómo se hace


Dejar un comentario: