Home Noticias

Después de toda una vida imágenes, con una docena larga de libros – la mayoría recientes- a su espalda y con el pecho decorado por el Premio Nacional de Fotografía 2013, el fotógrafo almeriense Carlos Pérez Siquier se ha convertido en el primer fotógrafo español que tiene un museo dedicado a su obra.

La iniciativa privada, la de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino, ha sido la que ha hecho posible este hito con la apertura de un museo en la localidad almeriense de Olula del Río donde la nueva institución  acogerá la obra y el legado de Pérez Siquier.

Gracias a la cesión por parte del fotógrafo de todo su archivo, el centro acogerá tanto la exposición permanente de una selección de obras del artista, algunos de sus premios y cámaras como la integridad de negativos y diapositivas originales, copias de autor, documentos y publicaciones que configuran el extenso Archivo Pérez Siquier.

La Fundación de Arte Ibáñez Cosentino tiene entre sus objetivos inmediatos la digitalización de los fondos legados lo que permitirá a investigadores y amantes de la fotografía acceder a ellos con facilidad.

Para el visitante que se acerque hasta el museo, este tiene en exposición más de noventa obras distribuidas en sus cincos salas, un viaje a través de toda una vida dedicada a la fotografía y a la renovación de la misma.

Desde las primeras capturas en blanco y negro, hasta algunas de sus más recientes fotografías en color; con imágenes del barrio de La Chanca, otras con encuadres en los que “lo real se torna abstracción” y sus “irónicas imágenes en color en las que la luz y el carácter mediterráneos se tornan protagonistas”.

Este recorrido se inicia en la primera sala del museo en la que, en torno al prototipo original de la monumental Mujer de Coslada de Antonio López (Tomelloso, 1936), se expone una selección de imágenes pertenecientes a la serie ‘La Chanca en blanco y negro’.

En la sala dos se exhiben fotografías en gran formato de ‘La Chanca en color’; una serie de comienzos de los sesenta sobre el barrio almeriense en la Pérez Siquier inició su “apuesta por una visión más estética e informalista”.

Las paredes de la sala tres la ocupan una selección de obras de la serie ‘La Playa’, de los años 70; un conjunto de obras de “marcada ironía y acento pop sobre el turismo invasor en las playas del Mediterráneo”.

En la sala cuatro se encuentran las imágenes en color que, “por su tono irónico y apuesta por la contemporaneidad, llevaron a Carlos Pérez Siquier a convertirse en uno de los principales renovadores europeos de la fotografía en color” bajo la denominación de ‘Color del Sur’.

Por último, en la sala cinco del museo, un patio a cielo abierto, se ha expuesto una síntesis del trabajo más abstracto de Pérez Siquier, en imágenes que van desde las paredes desconchadas de La Chanca de mediados de los sesenta hasta los registros de finales de los noventa tomados en el Cabo de Gata.

Toda la información sobre el museo dedicado a Pérez Siquier, así como la contemplación de muchas de sus obras están accesibles en este enlace: Web del Centro Pérez Siquier

Dejar un comentario: