Crea Fotografías Gastronómicas, un libro integral sobre la imagen de la restauración

No sólo por el popular programa Master Chef, gastronomía, bebidas, restauración y cocina son temas de moda mantenida desde hace años y eso hace que la fotografía que plasma esas realidades, también tenga un creciente número de practicantes. Para todos aquellos que quieren iniciarse en esta especialidad, Andreina Contreras acaba de publicar Crea Fotografías Gastronómicas y de Restauración (FotoRuta) un libro que da un completo repaso a todos los conocimientos necesarios para abordar con éxito este género fotográfico.

Andreina Contreras es una periodista y fotógrafa venezolana que vive en España y ha trabajado en diversos países. Hace años se centró en la fotografía gastronómica y es además miembro de la asociación de sumilleres de Córdoba, la ciudad andaluza donde vive.

Como muy bien le hace ver Andreína Contreras al lector, aunque empleemos un solo término para hablar de fotografía gastronómica, en realidad este delimita un espacio muy amplio en el que cabe tanto el retrato, el producto, el bodegón como la fotografía de arquitectura e  interiorismo o el reportaje. De todo ello la autora ofrece ejemplos sacados de su trabajo y ofrece sus consejos y experiencia.

A la hora de plantear los contenidos del libro, la autora ha querido adoptar una visión integral que concentra en sus páginas todos los aspectos de la fotografía gastronómica: desde el equipo de toma e iluminación, conocimientos relacionados con la técnica fotográfica o la edición digital hasta conceptos de márketing y promoción personal para fotógrafos de gastronomía.

Con ese propósito integrador, la autora dedica los primeros capítulos a hacer un repaso a las  cámaras, objetivos, trípodes, mochilas y también a los elementos relacionados con la iluminación como los flashes, sus modificadores o los tipos de luz y sus cualidades. Igualmente aprovecha esta primera parte del libro para explicar algunos conceptos  básicos de  la toma fotográfica comunes a cualquier especialidad como son la velocidad de obturación, la sensibilidad ISO, apertura de diafragma, etc.

Aunque una relación de los puede resultar algo genérica, lo cierto es que Andreína no priva al lector de los detalles que acercan lo genérico a la especificidad de la fotografía culinaria. Nos cuenta cuáles son sus preferencias a la hora de escoger los objetivos en relación al tipo de toma que debe realizar, nos habla del estilismo de cocina y la importancia de seleccionar un buen atrezzo, de la minuciosidad a la hora de comprar los alimentos que serán protagonistas de la imagen, etc.

Por si alguien se lo está preguntando, hay que responder sí a la duda de si Andreína Contreras incluye en Crea Fotografías Gastronómicas los ya míticos trucos empleados en fotografía alimentaria para que un helado no se derrita o una hamburguesa resulte apetitosa y parezca algo más que un trozo de carne. En sus páginas está todo, desde el hielo artificial, el barnizado del pan o el papel de la glicerina para que las bebidas parezcan heladas, entre otros ejemplos.

Coherente con su planteamiento integral, Andreína Contreras le dedica un capítulo a la edición fotográfica, un tema que daría para un libro completo pero que en una obra de 192 páginas como esta tiene un planteamiento necesariamente breve y referencial.

Aunque no mucho más extenso, el apartado dedicado al Márketing para fotógrafos de gastronomía resulta muy interesante porque viene a resumir los pasos que una fotógrafa gastronómica de éxito ha seguido para promocionarse, dar a conocer su obra y, lo que es más importante, conseguir clientes.

El broche a los contenidos del libro lo ponen cuatro ejemplos de trabajos realizados y los detalles sobre sus circunstancias.

El libro puede ser adquirido desde este enlace: Crea Fotografías Gastronómicas y de Restauración

blank

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz tu comentario
Por favor, introduce tu nombre