Home Libros de Fotografía

La Editorial La Fábrica ha publicado un volumen dedicado a William Eggleston. Retratos,  que recoge los mejores retratos de es fotógrafo norteamericano desde la década de los sesenta hasta la actualidad con obras de ampliamente conocidas junto a retratos inéditos. El libro viene apoyado por una introducción de Sofía Coppola,  un texto del comisario Phillip Prodger y una conversación con el propio fotógrafo.

La publicación de este libro está cercana en el tiempo a la exposición antológica que el pasado mes de julio la prestigiosa National Portrait Gallery de Londres organizó como reconocimiento a William Eggleston, uno de los nombres fundamentales de la fotografía contemporánea.

‘William Eggleston. Retratos’ recoge el trabajo de Eggleston a lo largo de más de 180 páginas, en las que se observa su «adhesión a la llamada estética de instantánea, su acercamiento confesadamente agnóstico a motivos y modelos, y donde su rechazo a aceptar el papel de “artista sureño” y su extraordinaria y exuberante personalidad se combinan para crear una mística y un corpus artístico que algunos siguen juzgando inaccesible a día de hoy», como dice el comisario Phillip Prodger, cuyo ensayo sobre el fotógrafo se incluye en esta publicación.

eggleston

La fotografía de William Eggleston está dotada de pensamiento y sentimiento, en el que el mensaje puede ser ambiguo o claro, pero que siempre está. Se trata de una fotografía que nace de una corriente alternativa de pensamiento moderno que comparte genes con el dadaísmo neoyorquino. “Los artistas como Eggleston escogen las imágenes que van a tomar de entre una multitud de opciones visuales a las que tiene la posibilidad de acceder en el mundo que los rodea, pero no poseen el control sobre ellas”. Según Prodger, “en cierto nivel Eggleston es un observador y un seleccionador”.

La obra incluye imágenes en blanco y negro de la década de los 60 en las que Eggleston parece “acechar” a los personajes objeto de su cámara captando miradas perdidas o gestos cotidianos. Junto a ellas se contraponen con rotundidad los retratos en color, con revolucionarias composiciones, y en los que la historia implícita que trasmite la fotografía, trasciende el propio objeto retratado.

Como señala el propio Eggleston: “Quiero hacer fotografías que puedan sostenerse por sí mismas, con independencia de lo que se retrata en la fotografía”.

eggleston-2

El corpus de los retratos de Eggleston está integrado por personajes, anónimos, miembros de su familia, artistas y músicos. Precisamente su interés por la vida nocturna de los clubs de Memphis en la década de los 70, fue la génesis de muchos de sus retratos y del video experimental Stranded in Canton (2005) cuyos fotogramas más representativos también están incluidos en el libro.

En definitiva, esta cuidada edición ofrece la oportunidad de bucear en la esencia de los retratos de Eggleston, admirar la potencia de sus imágenes; conocer las fuentes que los inspiraron y adentrarse en su forma de mirar el mundo a través de la fotografía.

El libro puede ser adquirido en este enlace: William Eggleston. Retratos,

William Eggleston

El fotógrafo estadounidense William Eggleston nació en 1939 en Memphis. Su interés por la fotografía empezó con el descubrimiento de los trabajos de Henri Cartier-Bresson y de Robert Frank. Trabajó en negro y blanco antes de pasar al color en los años sesenta. Su exposición en el MoMa de Nueva York en 1976 marca una fecha en la historia de la fotografía, la del reconocimiento de la utilización del color como una forma artística de pleno derecho. A partir de su entorno íntimo —la plantación familiar y el campo de Tennessee, su casa y las calles de Memphis— Eggleston explora el universo de la gente que vive en el  sur de los Estados Unidos.

william-eggleston

Dejar un comentario: