Home Equipo

Es probable que si llevas tiempo haciendo fotografías y consultando la sección de iluminación de FotografoDigital.com tengas ya muchas ganas de montar tu propio estudio fotográfico, aunque sea uno casero en tu propio domicilio. Si es es tu deseo, no lo dudes, da el paso. Nosotros te vamos a decir cuáles son los elementos mínimos que necesitas para montarlo de la manera más económica posible, con apenas 100 € de inversión.

Partimos del supuesto de que ya dispones de un flash de mano, un flash de zapata de los que se pueden montar sobre la cámara fotográfica (mira una opción económica pero muy potente -número guía 58- si aún no tienes uno). Si ese es tu caso ahora solo te faltarían unos pocos elementos para que con tu modesto pero eficaz flash de mano puedas emular los resultados de una fotografía de estudio ¿cómo podemos lograr esto? A continuación de contamos cómo hacerlo con una ventana de luz, el pie para colocarla, los fondos y sus soportes y un reflector. Con la adquisición de todos esos elementos nos habríamos gastado sólo 112 euros, que puede ser una cantidad bastante razonable para permitirnos hacer fotografías de estudio en casa.

Consigue una luz suave

Estudio-en-casa--ventana-de-luz

En primer lugar, para obtener una luz suave y favorecedora tenemos que dotar al flash de mano de un modificador. Creo que el más eficaz es la ventana de luz y, afortunadamente, hay en el mercado multitud de ventanas a las que se les puede acoplar un flash de mano. Nosotros hemos sacado del catálogo disponible en Amazon esta opción que por sólo 30 euros te ofrece una ventana de flash cuadrada de 60 x 60 centímetros con un interior reflectante plateado y un frontal translúcido. Viene con un adaptador redondo gracias al que podremos montar no solo está ventana si no cualquier otro modificador que tenga el sistema de bayoneta pensado para los flashes Bowens, que son muchísimos en el mercado.

Estudio-en-casa--pie-de-estudio

En este adaptador se puede acoplar cualquier flash de mano no importa la marca o el modelo y necesitará encajarse en un soporte. Esto nos lleva al segundo elemento del equipo que necesitamos adquirir, un sencillo pie con tres patas plegables. Hay multitud de ellos en el mercado y para el peso de este modificador y un flash de mano, prácticamente cualquiera nos servirá. Aquí ponemos en enlace a uno que se encuentra también en el catálogo de Amazon, mide 190 cm y cuesta 17 euros.

Estudio-en-casa--reflector

Finalmente, sobre todo si sólo disponemos de un flash, otro elemento económico que será utilísimo, es un reflector plegable. Por 10 euros, se puede conseguir un reflector 5 en 1 con superficie blanca, plateada, dorada, negra y translúcida que nos permitirá rellenar las sombras o tamizar la luz, por ejemplo.

Pon al sujeto en un fondo

Estudio-en-casa--fondos-y-soporte-de-fondos

Con estos elementos estamos ya acerca de nuestra instalación de estudio casero. Ahora nos falta colocar un fondo si es que no queremos que tras nuestro sujeto aparezcan la librería del salón o los retratos de los niños. En este caso, necesitamos un fondo y un soporte para el fondo. En el mercado hay kits que incluyen ambas cosas. En el catálogo de Amazon nuevamente, hemos localizado una opción bastante económica, 55 euros, que incluye un soporte (2×3 metros) dos fondos de vinilo uno blanco y uno negro (160×300 cm), pinzas y una bolsa de transporte. El hecho de que los fondos sean de vinilo es muy práctico porque a la larga resultan mucho más económicos que los fondos de papel ya que se pueden limpiar con una esponja húmeda y utilizarlos en muchísimas ocasiones.

Quizás aún no lo sepas, pero un fondo blanco puede aparecer también gris claro o incluso gris oscuro, en función de la relación de distancia entre el sujeto, el fondo y el flash.

Disparar el flash a distancia

Puede que os estáis preguntando, con razón, cómo vamos a disparar el flash a distancia si lo tenemos montado fuera de la cámara, sobre un pie. Efectivamente, hay que dar una respuesta a esa necesidad y la respuesta no es única. La opción más sencilla y económica de todas consistiría en disparar el flash que está fuera de cámara por simpatía mediante un destello del flash integrado en nuestra cámara (ojo que los modelos más profesionales de cámaras no llevan flash incorporado como por ejemplo la Canon 5D en cualquiera de sus versiones). Si optamos por ese método deberíamos ajustar el flash de la cámara a su mínima potencia y el flash de mano con la ventana de luz con una potencia superior para que siga siendo la iluminación principal de la escena.

Estudio-en-casa--disparador-remoto-de-flash

La otra opción, la más versátil y flexible, nos llevaría hacer un gasto extra puesto que necesitaríamos disponer de un disparador remoto del flash lo que implica una unidad emisora y otra receptora. En el mercado hay múltiples modelos de muy distintos precios. Si queremos mantener nuestros gastos al mínimo una posible opción sería esta pareja de Neewer FC que se puede adquirir por 21 euros.

Ya dice el refrán que el que algo quiere, algo le cuesta. Pero en este caso el coste de montar un estudio casero de fotografía incluyendo todos los elementos que necesitamos es algo que posiblemente nos podamos permitir con un poquito de esfuerzo y seguro, seguro que nos va a proporcionar muchas satisfacciones.

Dejar un comentario: